LA IMPORTANCIA DE LA MONITORIZACIÓN

La factura eléctrica, la potencia contratada y el consumo o no de energía reactiva es la única información que conocen la mayor parte de los titulares de los contratos. Esta información resulta insuficiente para implantar las medidas de ahorro con mayor potencial. La medición de los principales parámetros de las instalaciones y en diferentes puntos de consumo se presenta como una herramienta imprescindible, que nos dota de conocimiento para detectar las acciones y seguir su evolución.

La monitorización permite alcanzar un conocimiento en tiempo real de los consumos y, por lo tanto, adoptar acciones correctoras antes o durante la aparición de cualquier imprevisto. La definición de alarmas antes de que superemos la potencia contratada, la detección de consumos de energía reactiva, notificación de cortes de suministro… Nos llevará a adoptar acciones que eviten pérdidas económicas de producción, de producto, facturas elevadas por incidentes extraordinarios imposibles de evaluar si no conocemos cuándo y por qué se han producido y asistir ante reclamaciones por corte de suministro, entre otras acciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *